Cultura De Turismo Ecológico

Autor: Edgar Ramiro Villamizar Bueno

Publicado: 4 Sep, 2023

Es positivo destacar que poco a poco, pero con fuerza, se va generando una cultura del turismo ecológico. Esta manera de ver la realidad desde nuevas oportunidades, es un reto y un mandato actual; las nuevas oportunidades hacen relación a fortalecer la convivencia humana, en armonía con el medio ambiente. Armonía hace referencia a equilibrio, a respeto, a protección de la casa común y de quienes la habitamos; el asunto tiene que ver con la supervivencia; urge una mirada menos miope, menos utilitarista e inmediatista. De allí que la mencionada cultura tiene su base en una serie de principios y valores que hacen hincapié en la conservación de la naturaleza, la sostenibilidad económica, la responsabilidad ambiental, el respecto por las comunidades locales y su patrimonio cultural.

Conservación y respeto de la naturaleza: La cultura del ecoturismo hace especial énfasis en la conservación de los ecosistemas naturales y la biodiversidad. Los turistas y los operadores turísticos necesitan sentirse partícipes de un pacto social y ético, que se concrete en comprometerse a minimizar el impacto ambiental y a valorar, respetar y conservar la flora y la fauna locales.

Sostenibilidad: El ecoturismo se adhiere a prácticas sostenibles en todas las fases de su desarrollo y funcionamiento. Esto incluye la gestión responsable de los recursos naturales, el manejo adecuado de residuos, la eficiencia energética y la promoción de energías limpias.
Beneficios para las comunidades locales: El ecoturismo pretende beneficiar a las comunidades locales proporcionándoles empleo, generando ingresos y mejorando sus condiciones y calidad de vida. Este propósito pide incluir la formación sistematizada (es la educación la que genera una cultura positiva) de la población local en técnicas, recursos y oportunidades turísticas que favorezcan la promoción de productos y servicios locales.

Educación en la conciencia medioambiental: El ecoturismo promueve la educación y la sensibilización medioambiental tanto entre los visitantes, como entre las comunidades locales. Fomenta la comprensión de los problemas medioambientales y la importancia de la conservación.

Respeto por la cultura local: La cultura local se respeta y valora en todas las interacciones turísticas. Se anima a los visitantes a conocer, valorar las tradiciones, costumbres y patrimonio cultural de la región que visitan, y se espera que al hacerlo, sean vehículos de promoción de dicha cultura. El intercambio con respeto, es un espacio que acoge a todos, independientemente de su edad.

Participación de la comunidad: Las comunidades locales merecen que sus líderes, sepan leer las oportunidades y conecten a las comunidades de manera organizada, para generar espacios de participación en la planificación y el funcionamiento del ecoturismo. Esto puede incluir la gestión conjunta de zonas protegidas o la creación de pequeñas, medianas o grandes empresas turísticas locales.

Experiencias auténticas: El ecoturismo necesita creatividad, miradas distintas de hacer las cosas; debe ofrecer a los visitantes experiencias auténticas de encuentro e intercambio humano y ambiental, que sean enriquecedoras y que les permitan conectar de forma significativa con la naturaleza y la cultura local. Puede incluir actividades como el senderismo, la observación de aves, la interacción con las comunidades locales y la participación en proyectos de conservación.

Énfasis en la planificación: La cultura del ecoturismo se basa en una planificación cuidadosa, con metas concretas de corto, mediano y largo plazo. Los destinos turísticos, como oportunidad, se desarrollan estratégicamente para garantizar la sostenibilidad a largo plazo.

En INNOVATE SENIOR estamos preparados para acompañar, asesorar y guiar a empresarios y emprendedores interesados en definir nuevos destinos de ecoturismo en Colombia.