CULTURA Y CONSERVACIÓN

Autor: Arie Klop

Publicado: 1 Dic, 2023

CULTURA Y CONSERVACIÓN

Cuando la comunidad se une y se apropia de una expresión cultural a favor de la conservación de la flora y fauna en su territorio gana no solo la naturaleza, sino también la humanidad.

En Roncesvalles, un municipio en el occidente de Tolima con algo más de 5.000 habitantes, se reunieron bajo la lluvia un domingo temprano del mes de noviembre, 2023,  más de 500 personas, entre niños, jóvenes y adultos para marchar en la comparsa del XV Festival del Loro Orejiamarillo, todos disfrazados de verde y amarillo en honor a esta ave que se ha convertido en el símbolo del pueblo y que todos llevan en su corazón.

A finales del siglo 20 se creía desaparecido el loro orejiamarillo (Ognorhynchus icterotis), especie endémica de los Andes colombianos, cuando lo encontraron en las montañas de Roncesvalles y empezó un trabajo arduo por su conservación. El loro orejiamarillo es asociado a la palma de cera (Ceroxylon quindiuense), árbol nacional de Colombia, en el cual duerme y hace sus nidos, por lo que la conservación del loro y de la palma van de la mano. El re-descubrimiento del loro en Roncesvalles dio lugar a un proyecto de conservación y posteriormente a la creación de la Fundación ProAves que inició, entre otras, actividades de educación ambiental dirigidas a la población de esta localidad.

Así, se inició a principios del siglo 21 la celebración del Festival del Loro Orejiamarillo y la Palma de Cera en Roncesvalles, una manifestación cultural con fines educativos y de concientización sobre la importancia de conservar estas especies. Fue tanto el impacto del festival, que se celebraba anualmente, que la comunidad de Roncesvalles adoptó el loro y su festival como algo propio, algo por hacerse conocer el pueblo, diferente a su lamentable historia de violencia del siglo anterior.

La apropiación del loro, de la palma de cera y su conservación se alinea perfectamente con el orgullo que sienten y manifiestan los roncesvallunos por sus montañas y la naturaleza; llevan el amor a la tierra a flor de piel.

Hoy, se puede considerar el Festival del Loro Orejiamarillo un legado de la comunidad, más que una actividad impulsada por alguna autoridad o entidad externa, hecho confirmado en la respuesta masiva de la población a participar, a elaborar disfraces, a pintarse la cara y marchar, aguantando lluvia y frío, todo por la conservación de su amado loro.

Los resultados son impresionantes: se estima que hoy, gracias a las actividades de investigación y de conservación, apoyadas por la concientización de la comunidad, la población del loro orejiamarillo cuenta con 2.800 ejemplares en el departamento de Tolima.

Además, el municipio de Roncesvalles cuenta con una tradición cultural, el Festival del Loro Orejiamarillo, que ya se celebró 15 veces y que, con el apoyo de entidades locales, regionales y nacionales, además de empresas privadas, tiene el potencial de convertirse en una actividad cultural de importancia nacional y un ejemplo de que la unión de verdad hace la fuerza.

En INNOVATE SENIOR apoyamos iniciativas como ésta que, a través de manifestaciones culturales generan conciencia y apropiación de temas ambientales en las comunidades de Colombia.