¿Economía plateada? No había escuchado eso…

Autor: Edgar Ramiro Villamizar Bueno

Publicado: 8 Abr, 2022

Conversando con amigos sobre aspectos de actualidad, estuvimos de acuerdo en que la generación mayor de 60 años está muy activa social y económicamente; pero, en el horizonte se divisan aspectos, que presagian un futuro incierto y con dificultades. A esa preocupación, les compartí el interés creciente, que despierta lo que se denomina, economía plateada.

El que existe una población económicamente activa (que se concentra entre los 18 y 60 años aproximadamente), muestra contrastes que llaman la atención, por ejemplo, existe una cierta tendencia a creer que la población mayor de 60 años debería gozar de buen retiro, no solo como algo que se merece, sino porque hace parte de la dinámica de abrir campo a los más jóvenes. Las cifras dejan ver datos interesantes, en Japón, el país más envejecido del mundo, el 28 % de la población tiene más de 65 años. Le siguen Italia, Finlandia y Portugal, respectivamente.

Sin duda la población mundial está envejeciendo a un ritmo no visto antes, razón por la cual, aparecen nuevos retos. La combinación de mayor esperanza de vida y menores tasas de fecundidad, unida a otros datos relevantes, reflejan que crece el número de personas viejas. Esa nueva realidad significa, entre otras muchas cosas, que hay y va a haber nuevas necesidades que satisfacer en muchos ámbitos, desde políticas sociales que garanticen equidad y cobertura, a través de la provisión que garantice una pensión digna y segura, hasta productos para mejorar la salud y la calidad de vida. En este contexto nace la “silver economy” o economía plateada.

La economía plateada es el nombre que se le da a ese nuevo mercado. Los bienes y servicios que se produzcan para y se consuman por la población de tercera edad, constituyen una nueva oportunidad que abre un espectro amplio que reta a ser creativos.

Esta combinación de factores, con una población de adultos mayores que tienen capacidad de compra, porque se mantienen activos y con sueños, genera un clima apropiado para el desarrollo de la economía plateada. Son muchos los servicios que necesitan ser pensados y diseñados, para este nicho de mercado; desde trabajos de cuidado (como asistencia en los hogares), productos para hacer la vida cotidiana más fácil o segura (adaptadores en los baños, abrelatas fáciles) o tures por lugares del mundo que sean fáciles de acceder para personas con movilidades restringidas, solo por mencionar algunos. Pero la economía plateada también necesita robustecer otros sistemas y servicios que potencien y faciliten el que la población de adultos mayores tenga calidad de vida. Es importante tener una política social y fiscal que garantice que el sistema pensional pueda ser sostenible en el tiempo, y a la vez, que lo público y lo privado, generen ofertas de servicios, a través de programas de salud, entretenimiento, arte, y además, de formación en oficios o hobbies, que son temas que hacen parte de los sueños aplazados, que ahora tienen una oportunidad.

¿Quiénes somos el target de esta economía?

Después de la Segunda Guerra Mundial, tanto las economías, como las estructuras familiares, sufrieron cambios significativos. Con el fin de la guerra, las familias fueron más numerosas y crecieron las expectativas de vivir más tiempo. A esta generación de quienes nacieron entre 1935–1960 se les denomina como los “Baby Boomers”. Este “boom” poblacional ingresó al mercado laboral a partir de mediados de los años setenta, lo que implica que para el año 2005 comienza una avalancha de personas que cumplieron su ciclo laboral y empiezan a gozar de su pensión. Es una generación vital, que a pesar del paso de los años, se mantienen activos.

La expectativa de vida ha venido en aumento. El “Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en 2020 vivimos una media de 72,5 años —20 más que en 1960— y que la población total de mayores de 60 se habrá duplicado en 2050 respecto al año 2000.”

Aunque Latinoamérica no está cerca de ser la región con la población más vieja, sí muestra una tendencia de envejeciendo más rápido. Según un informe del BID, el 11 % de las personas del continente tiene más de 60 años y, además, el 52 % de la población mayor de 50 años pertenece a la clase media.

¿Desafíos u oportunidades?

Si bien es el Estado quien debe garantizarle el bienestar a esta población de adultos mayores, ellos están convencidos (y necesitan mayor conciencia) que hacen parte del motor que aporta a la recuperación o crecimiento económico, con ideas de negocio que se conviertan en proyectos viables, y así contribuir con la generación de riqueza y de empleo. La economía plateada es de lejos, una oportunidad que necesita ser visibilizada y asumida.

¿Esta generación denominada economía plateada está dispuesta a generar estos aportes a la sociedad? A partir de sus ideas, talentos, decisiones, se concretan las oportunidades. Nosotros, INNOVATE SENIOR, nos hemos asociado para acompañarte en esta transición y construcción de oportunidades.

Sus comentarios, bienvenidos en info@innovatesenior.com

*Edgar Ramiro Villamizar Bueno. Administrador de Empresas. Master of Science in. Professional Management. Empresario. Gerente.