Fondo privado, fondo público de pensión

Autor: Ricardo Cortés Reyes

Publicado: 30 Ene, 2023

Ahora que estamos ad portas de una reforma pensional, son muchas las voces que colocan sobre la mesa la discusión acerca de la conveniencia de estar en un fondo privado o público de pensiones. Más aún, cada día crecen más los procesos instaurados por personas que desean trasladarse al fondo público. Hay un límite para trasladarse del régimen privado al régimen público: 10 años antes de la edad de pensión, 47 años para las mujeres, 52 años para los hombres.

Deseo poner de relieve las inquietudes fundamentales de un profesional que instauró un proceso y terminó ganándolo. Logró que los aportes del fondo privado fueran al público, obteniendo allí su pensión. De manera sucinta, resumo su reflexión, a fin de que sea útil a la discusión señalada.

Tras 22 años de cotizar en un fondo privado, con una base salarial alta (superior a 10 salarios mínimos), la pensión ofrecida era apenas un 15 a 20 % de lo que hubiera recibido si cotizara con el régimen de prima media de Colpensiones.

No haber tenido una asesoría y la información completa para tomar la mejor decisión y proceder a tiempo, hizo que se viera abocado a ver el problema con otra óptica, que le permitió tomar la decisión de presentar su demanda.

Pareciera, a su juicio, que el sistema privado resulta ser más beneficioso para salarios que no superen dos o tres salarios mínimos, entre otras, porque el número de semanas a cotizar es de 1150, menor que las 1300 semanas que exige el régimen público. La diferencia de la mesada pensional, no será significativamente mayor entre una y otra opción. Pero para salarios mayores a 4 salarios mínimos, la diferencia siempre será mayor y no ventajosa en su resultado, para quien esté en el sistema privado.

En el régimen público de Colpensiones, hay un método que permite calcular el monto, que está definido por ley. Este método dice que se toma el promedio salarial de los últimos 10 años de cotización y la pensión será del 65 % de ese promedio. Con aumentos de 1.5 % por cada 50 semanas adicionales cotizadas.

En el sistema privado, el afiliado tiene más dificultad para calcular el monto de la mesada, porque -entre otras- depende de los «rendimientos» de los ahorros, y de otras condiciones, como la edad del cotizante, si hay hijos menores o dependientes (enfermedades y/o condiciones especiales), la edad del cónyuge, (si el cónyuge es menor, la liquidación mensual será menor, para que el capital «ahorrado» alcance al cónyuge superviviente), etc.

Trasladarse después del límite establecido, requiere un proceso judicial, un camino en el que este profesional se empeñó por 5 años. Uno de los argumentos con los cuales se avanzó en este proceso es que el fondo privado “no me dio la información cierta, completa y verificable”.

Recomendaciones:

1. Antes de la edad de traslado, 47 años mujeres o 52 hombres, evalúe a conciencia la posibilidad de trasladarse al régimen de Colpensiones, el público, o permanecer en el fondo privado. Tome un tiempo, a pesar de sus múltiples compromisos laborales, para que de manera oportuna revise su decisión, valorando seriamente las opciones disponibles. No deje para “un día de estos” lo que amerita resolver personal y oportunamente.

2. Solicite con antelación a esa edad, la doble asesoría, a su fondo de pensiones, por escrito y pida respuesta por escrito.

3. Consulte con abogados expertos e idóneos que le asesoren, para tomar la mejor decisión, que sin duda, tiene consecuencias para su futuro. Es su derecho y lo merece.