“Greenwashing”  y Ecoturismo

Autor: Arie Klop

Publicado: 15 Mar, 2024

El GREENWASHING o “ecoblanqueo” es un término que se usa para indicar prácticas engañosas de mercadeo y de comunicación de empresas y marcas para promover sus productos como “ecológicos” o amigables con el medio ambiente, mientras que sus acciones o políticas no cumplen con los requisitos medioambientales básicos.

A menudo se han identificado casos de greenwashing relacionados con empresas o marcas grandes, de fama mundial, que han tenido mucha atención en la prensa, pero esto no quiere decir con son los únicos.

En este artículo quiero analizar posibles alertas de greenwashing en destinos de ecoturismo.

El ecoturismo consiste en realizar actividades recreativas en zonas naturales, minimizando los impactos negativos sobre el entorno natural y sociocultural. Es uno de los sectores de turismo de mayor crecimiento, también en Colombia y tal vez por eso vemos que no todos los destinos que se publican como “ecológicos” lo son.

Encontramos términos como Ecoparque, Ecohotel, Ecofinca, Ecocabañas, Ecolodge y otros más, pero la pregunta es: ¿Por qué algunos no califican como destinos de ecoturismo?

Las razones porque no cumplirían con los criterios establecidos de ecoturismo son múltiples, pero a manera de ejemplos podemos identificar algunas falencias comunes:

Para las construcciones que hacen parte del destino ecoturístico no siempre se toma en cuenta el impacto ambiental en el diseño y la selección de materiales, recurriendo a técnicas y materiales menos amigables con el medio ambiente, como el hormigón, aluminio, PVC y otros.

Un problema frecuente en los destinos turísticos es el manejo de los desechos sólidos, turistas que dejan botellas de vidrio y plástico, empaques y otra basura en la naturaleza, contaminando el medio ambiente. Nadie quiere disfrutar de una cascada o un balneario en medio de una montaña de basura.

La protección de fuentes de agua, quebradas, lagunas, humedales, es un requisito innegable de cualquier destino ecoturístico, al igual que evitar el consumo excesivo del recurso hídrico en atracciones como piscinas, toboganes de agua, entre otros.

Cuando ofrecemos senderismo en ecosistemas vulnerables, como páramo, humedal o selva tropical, sin respetar su capacidad de carga es decir -cada sitio tiene un máximo de visitantes que puede recibir, por ejemplo por día. Si se excede ese número el medio ambiente comienza a sufrir daños irreparables. Es especialmente problemático en ecosistemas vulnerables: páramo, humedales, áreas volcánicas.  Sin senderos bien trazados y marcados, corremos el riesgo de causar daños irreparables al medio ambiente y la biodiversidad.

Lo mismo ocurre cuando practicamos la observación de aves y otra fauna en grupos demasiado grandes, en horas o temporadas no adecuadas, perturbando los animales en sus hábitos de alimentación, crianza o descanso, teniendo un impacto negativo en la supervivencia de ciertas especies y últimamente del ecosistema.

El respeto a la naturaleza también significa controlar el exceso de sonidos y luces, en especial durante la noche, para evitar la perturbación de la fauna silvestre.

La oferta gastronómica es un elemento importante en cualquier experiencia turística y en un país como Colombia contamos con una oferta muy variada, con raíces en la diversidad cultural de sus regiones. Los principios del ecoturismo invitan a ofertar alternativas gastronómicas con ingredientes locales, producidos en agrosistemas sostenibles y preparados en cocinas que cuenten con hornos ecoamigables.

Los elementos mencionados arriba, cuando fallan, ponen en riesgo la credibilidad del destino como ecoturístico y aunque las falencias tal vez no sean intencionales, el turista lo puede interpretar como “greenwashing”, afectando negativamente la imagen del negocio.

En Innovate Senior contamos con un equipo multidisciplinario para ayudarle a detectar las posibles trampas de “greenwashing” en su negocio de ecoturismo y conjuntamente buscar las soluciones.