Hacer sustentables las empresas familiares y sus marcas (2)

Autor: Ricardo Cortés Reyes

Publicado: 18 Mar, 2022

Estos son algunos de los riesgos que corren las empresas familiares, que carecen de un protocolo de familia definido y acordado, para una correcta sucesión.

1. Empresas muy centradas en una o pocas personas, generalmente los líderes fundadores, que son los que consolidan en el tiempo la organización. Ese que es el valor que les da mérito, puede ser la razón del por qué se pierde visión y oportunidad de sostenibilidad en el futuro, a causa del excesivo control por la dirección y la falta de delegación.

2. Sucesión no preparada con visión estratégica; hace referencia justo al primer riesgo. Es este un asunto central de cara a la continuidad en el tiempo, que emocionalmente el dueño sueña con hacer perdurar, pero a quien en la práctica no le resulta tan sencillo, porque las aristas del poder necesitan ser vistas, reconocidas y actuadas de manera oportuna y cerebral.

3. Las personas de confianza. Tienen mérito e importancia en la historia y en la construcción de la empresa, al estar cerca del fundador. El círculo más cercano puede estar conformado por familiares directos o por una o varias personas más, sin parentesco con el fundador, pero en todo caso juegan un papel que hace parte de la cultura organizacional. El tema, necesita ser visualizado y calibrado en sus pros y contras y hace parte de las definiciones que estarán en el protocolo.

4. Los temas de carácter tributario, y en general las costas que representa transferir la operación y el patrimonio, a la siguiente generación, ya sea en vida del dueño o a causa de su muerte.

5. La administración de la conflictiva que resulta de mezclar lo familiar con lo laboral. Esta conflictiva se da inevitablemente al interior de todas las organizaciones, pero en las empresas familiares, se agudiza porque los afectos y parentescos producen sensibilidades y emociones, que por lealtad, disminuyen la objetividad y en no pocas ocasiones obstruyen la toma asertiva de decisiones.

6. Mezclar de forma desequilibrada el tema de propiedad con la urgencia de ser y hacer gestión. La cabeza visible de la empresa no tiene por qué hacerlo todo.

7. El tema de la profesionalización y su necesidad apremiante en un mundo competitivo, eliminará puestos de trabajo innecesarios, lo que no riñe con la necesidad de tomar decisiones de cara a la productividad y a los retos del mercado.

8. No contar con una política clara y técnica de salarios, que aumenta las posibilidades de conflictiva y descontento, que impactan el clima organizacional y las relaciones familiares.

9. Carecer de una asesoría externa que contribuya a diagnosticar y acompañar procesos de mitigación de riesgos como los arriba mencionados.

Registramos complacidos los numerosos comentarios y aportes enriquecedores que han hecho nuestros lectores. Este canal permanece abierto.

Sus comentarios, bienvenidos en info@innovatesenior.com