LA DEMOCRACIA BAJO AMENAZA

Autor: Arie Klop

Publicado: 20 Oct, 2023

En pocos días podremos ir otra vez a las urnas para depositar el voto que determine quienes nos van a gobernar en los municipios y departamentos en los próximos cuatro años. Las elecciones, limpias, conscientes y libres, se han denominado la máxima expresión de la democracia, pero ¿la son? ¿y qué es en esencia la democracia?

Últimamente, se escuchan voces que claman que “la democracia está bajo amenaza”, como recientemente lo expresó el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en su discurso ante la Asamblea General de esta organización. Añadió que el autoritarismo está en marcha, las desigualdades están creciendo y el discurso de odio va en aumento.

No es realista esperar que fruto de las elecciones regionales en Colombia, se resuelvan todos los problemas señalados, dado que son de carácter mundial, pero sí podemos hacer conciencia y analizar nuestro personal comportamiento en los días previos y en el momento decisivo de votar. ¿Premiamos con nuestro voto la polarización y el odio? ¿Consideramos en serio, con honestidad y transparencia, disminuir la desigualdad en la que estamos sumidos? ¿Apoyamos un régimen autoritario?

La palabra democracia viene del griego y significa “gobierno del pueblo”. La Real Academia Española define la democracia como “sistema político en el cual la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de representantes”.

En los sistemas democráticos la mayoría decide, pero eso no quiere decir que prevalezca el interés de la mayoría en todo aquello que atañe al bienestar y la calidad de vida. En una democracia, pluralista, la mayoría toma en cuenta y protege los derechos fundamentales, las posiciones y los intereses de las minorías, o al contrario, se convierte en una “dictadura de la mayoría”, algo que con frecuencia en no pocos gobiernos populistas, se torna en un fenómeno lamentable y creciente en la región y el mundo.

Otro fenómeno que va en aumento es la manifestación del odio hacia las personas y grupos que no piensan igual. Uno de los pilares de la democracia es la libertad de expresión, pero muchos entre nosotros lo han interpretado como la libertad de expresarse sin límites, sin importar a quien hace daño. Sin duda, el fácil acceso a las redes sociales, que sirven de megáfono para que cualquier persona, si así lo desea, en total anonimato, permite que se lanzan cadenas interminables de improperios, insultos, falsas acusaciones, teorías de conspiración y otras tergiversaciones, sin ninguna consecuencia o corrección. Esto, no ayuda en establecer el diálogo, no fortalece la democracia, sólo alimenta el odio con consecuencias que desdibujan y quitan fuerza a la democracia.

Desde la perspectiva de INNOVATE SENIOR  hacemos un llamado a nuestros lectores para evaluar si su comportamiento o el de sus candidatos presenta señales de alerta en este sentido. No es tarde para corregir cómo tratamos a los demás y cómo deseamos que nos traten, en especial cuando hablamos de resolver las diferencias que socavan el bien común y los derechos fundamentales de los ciudadanos.

TURISMO DE NATURALEZA Y SUS ORÍGENES

TURISMO DE NATURALEZA Y SUS ORÍGENES

Varias veces, en este espacio, hemos abordado el tema del turismo de naturaleza y más específicamente el de ecoturismo. Esta vez, la mirada está puesta en los orígenes de esta forma de turismo, que está viviendo un auge en el mundo y particularmente en Colombia. En el...

leer más
Ver, sanar y reparar

Ver, sanar y reparar

En la familia le hacemos fila -sin darnos cuenta-, a experiencias que otros de los nuestros ya han vivido. Se llaman lealtades y las hay de dos clases. Lealtades que hacen dañoLealtades que nos hacen mejoresUna enfermedad, ¿cuál? Adicciones Separación de...

leer más