Planes de sucesión en empresas familiares exitosas

Autor: Vicente Emilio Cálad Rendón

Publicado: 9 Mar, 2024

En Innovate Senior, hemos acompañado organizaciones que se enfrentan a un sin número de preguntas, cuando de la sucesión se trata.

Algunas de las más significativas:

¿Qué decisiones se deben tomar oportunamente, para entregar a las próximas generaciones la empresa familiar, financieramente sana y preparada para garantizar su sustentabilidad?

¿Qué se debe hacer para que las siguientes generaciones puedan seguir administrando la organización y logren mantener su permanencia en iguales o mejores condiciones, en el difícil y cambiante mercado?

¿A quién formar y delegar para esa sucesión?

¿Algún miembro de la familia es el adecuado (a); con qué criterios elegirlo (a)?

¿Algún directivo podrá asumir el control y está preparado para esa responsabilidad? ¿Está claro que a medida que crecen los negocios familiares y aumenta el número de dependientes, las implicaciones emocionales, administrativas, financieras y fiscales de la transferencia del patrimonio, pueden convertirse en asuntos complejos?

Las empresas familiares, necesitan gestionar de una manera proactiva, este complejo proceso, razón por la cual, es indispensable considerar cuidadosamente las opciones de corto, mediano y largo plazo, para una planificación mesurada, madurada de tal manera, que se reduzca la exposición a todo tipo de controversias y costosos litigios, alteraciones: emocionales, relacionales con los miembros de la familia y económicos; que muchas veces llevan a destruir el patrimonio de los propietarios, y por qué no decirlo, el caos en sus relaciones familiares y la pérdida de un número importante de empleos.

En la experiencia de Innovate Senior, hemos encontrado que la complejidad emocional es un dato central, que necesita ser visto en el proceso de la sucesión. Se requiere mesura, ambiente y oportunidad para colocar las cartas sobre la mesa, así como abrirlas.

Ante la sucesión, los miembros de la familia están imbuidos en una experiencia emocional frente al grupo familiar y frente al negocio, que no necesariamente pone de acuerdo a las partes interesadas, porque no es un asunto de buenos deseos; el asunto es de fondo. Tiene que ver con los deseos profundos de los fundadores y la lealtad de los hijos para involucrase o no con el mantenimiento del negocio. Por ejemplo, el fundador de la compañía desea vivamente que la próxima generación mantenga la empresa familiar. Pero en algunos casos, los miembros de la siguiente generación desean seguir su propio sueño, su propio camino, su propio negocio.

Y a esto se le puede agregar, por ejemplo, que la siguiente generación desea que el negocio perdure en el tiempo, pero diversos y a veces opacos intereses, dificulten elegir la mejor opción, no de poder, sino de quién es el mejor garante de que haya futuro para el negocio. Las lealtades a los fundadores suelen tener un doble filo, entre los sucesores.

Es claro que considerar diversas alternativas para ocupar el liderazgo, siembra coyunturas difíciles: ella será con miembros del círculo familiar, con candidatos externos, con una administración delegada, con comités directivos, con comités de apoyo, con juntas directivas conformadas, además de miembros de la familia, con personas expertas, etc., que constituyen fórmulas claves para asegurar la permanencia de las organizaciones familiares, que en el tiempo, cimentaron e hicieron muy productiva la empresa.

Consolidar o no, el futuro de la organización pide contar con los datos emocionales; ellos son el preámbulo de la toma de decisiones que concretará la figura o figuras jurídicas societarias del futuro de la organización. Los datos emocionales (distintos en la historia de cada empresa familiar) necesitan ser vistos, tenidos en cuenta y resueltos. La participación gradual e involucrar a todas las partes interesadas, eventualmente genera tensiones, y que una vez identificadas de una manera genuina y profesional son el camino para liberarlas y tener más claridad acerca de la definición del futuro. Es vital asegurar que exista un plan formal de sucesión, diseñado con oportunidad y solidez, de manera que en el tiempo, se consolide, y un día, honre la tarea titánica, de quienes iniciaron un negocio familiar.

Esa es nuestra experiencia como Innovate Senior, en el proceso de acompañar a diversas organizaciones y que tenemos a disposición de nuestros lectores, empresarios, o parte de las familias o amigos que hoy por hoy presentan este tipo de situación. Hemos agregado valor en aquellos clientes que han confiado en nuestros servicios profesionales y es un verdadero gusto seguir agregando valor en aquellos que tarde que temprano lo necesiten.