Reciclar Emociones

Autor: Ricardo Cortés Reyes

Publicado: 30 Sep, 2022

Los retos del cambio climático, de la transición a energías limpias, del turismo ecológico, de tener un país en paz, van tomando fuerza y prioridad en el inconsciente colectivo; los retos son oportunidades. Hay mucho por hacer sin duda, pero la conciencia de esa  realidad, pide una mirada nueva, llena de incertidumbre, que necesita un empuje pedagógico, de educación en serio, para hacer masa crítica y mover de manera contundente a personas, comunidades, empresas, emprendimientos locales, nacionales e internacionales, a fin de aprovechar colectivamente esas oportunidades.

Es aún lenta, pero hay más conciencia para reciclar, más conciencia para emprender acciones grandes y pequeñas en contexto sostenible. Es esperanzador que los más pequeños nos dan ejemplo a los adultos acerca de realizar gestos sostenibles de respeto y orden a la naturaleza, la casa de todos. La misma que está mostrando que hay realidades que están produciendo desorden, desequilibrios riesgosos y exclusiones inhumanas. Ser el tercer país más inequitativo, clama por justicia, por reparación, por equidad.

La ciencia está haciendo la tarea al buscar soluciones para el manejo del impacto climático, protegiendo el  agua, buscando disminuir los efectos nocivos del plástico, de la producción de comida, entre otras cosas; el problema de no volvernos sostenibles, tocará fondo en la manera como se manejen el agua y la alimentación. Amenaza a la vida. No es un problema ideológico; está siendo y será un asunto de supervivencia de la especie.

La conciencia personal y social necesita apuntar a renovar la mirada sobre cómo hacer las cosas bien. En este contexto, hacer las cosas bien, es ser sostenibles.                       ¿Qué es lo que usted personalmente está decidiendo hacer sostenible en su vida, en sus relaciones personales, de pareja, en su vida laboral? ¿Tiene conciencia de que usted, su vida conyugal, su vida familiar, social, podría ser más próspera? ¿Qué área de su vida está en desorden (por ejemplo, su salud, sus finanzas); qué o a quién necesita reparar, qué emoción o qué personas, usted no reconoce, no respeta, y por tanto, no incluye en su familia, en su trabajo?

Poco a poco, estamos aprendiendo a pensar en clave de sostenible, de reciclaje; ¿cuáles emociones necesita reciclar en usted y en sus relaciones?

Ojalá usted, yo, todos, nos atrevamos, nos demos permiso de pasar de las emociones coloradas (de rabia, violencia, maltrato, abandono, abuso), a las emociones verdes. Esas que reconcilian con la vida, con los suyos, con su vida laboral, con su emprendimiento; con la paz interior que cada quien merece, pero necesita trabajar seriamente, para que haya prosperidad familiar, social y empresarial sostenible.