Transición a otras energías y desarrollos tecnológicos

Autor: Jaime Triana

Publicado: 2 Dic, 2022

En la última década hemos visto muchos desastres naturales, que se ven como si fuera de ahora en adelante lo que nos toca vivir.  Estoy convencido -sin ser experto en el tema- que señalar categóricamente que el cambio climático se debe únicamente al uso de los combustibles fósiles, puede no ser totalmente acertado.

Los medios de comunicación, especialmente los europeos, informan que -debido a invasión de Rusia a Ucrania- la situación es cada día más compleja por la falta de energía para mover la economía en Europa.

Quisiera -si me lo permiten- poner como ejemplo particular la situación de los Alemanes, quienes como política de gobierno confiaron y asumieron -hace más de una década- recibir de los rusos todo el petróleo y gas necesarios para sostener su economía boyante y sólida, además de mantener el estado de bienestar que han ostentado en las últimas décadas.  Alemania es poderosa tecnológicamente y ha avanzado en el uso del hidrógeno como una fuente de energía que eventualmente, a mediano y largo plazo, sustituirá los combustibles fósiles; sin embargo esta transición toma tiempo, amén de la gigantesca inversión en infraestructura para poder usar este combustible en el transporte. Es decir, en la práctica, la realidad dice que actualmente Alemania depende ampliamente de los combustibles fósiles (entre el 64 al 73% Journalism for the energy transition marzo del 2022) para mantener su economía, el transporte funcionando, el gas necesario para cocinar, para enfriar sus veranos de altas temperaturas, además y muy importante, para mantener la temperatura de sobrevivencia en unos inviernos muy fuertes, donde las temperaturas mínimas pueden llegar por debajo de -15 ºC.  (grados centígrados o grados Celsius).

Temperaturas por debajo de 0 ˚C para nosotros en un país como Colombia es algo impensable porque vivimos en el trópico y jamás hemos experimentados esas bajas temperaturas, o aún casos más extremos como los que se viven en Canadá que puede llegar por debajo de -40 ˚C.

De tal forma que mientras se siguen posesionando nuevas tecnologías, (sumar y no restar), Alemania planea reabrir varios frentes de explotación de carbón, como la mina de Hambach que produce 40 millones de toneladas de lignito al año. (El lignito es una roca sedimentaria blanda, se considera el grado más bajo de carbón debido a su alto contenido de humedad y bajo poder calorífico, normalmente utilizado para generar electricidad).  Esperan producir 6,9 gigavatios de carbón y 1,9 gigavatios de capacidad de lignito para mantener su economía operando, (earth observatory abril del 2022).  Esto significa que en cierta medida frenará los objetivos a corto plazo de sustituir los combustibles fósiles por nuevas tecnologías, porque planean reducir gradualmente el uso de combustibles fósiles hasta 2038, año en que esperan que esta mina de carbón cese su  producción.

Para los alemanes el problema del calentamiento global está en este momento algo así como suspendido o en un segundo plano. Por ahora se trata de su supervivencia y de mantener su estándar de vida; aunque para muchos ambientalistas esto puede ser percibido como inaceptable.

Ahora bien, hemos tenido noticias y mucha información de las reuniones respecto al tema del calentamiento global, hace un año en octubre del 2021 en Glasgow Escocia (COP26) y la que acaba de realizarse en Egipto COP27. (COP significa Conference of the Parties por sus siglas en inglés).

Resulta paradójico que cerca de 44.000 personas se registraron para asistir a las diferentes conferencias entre el 6 y el 18 de noviembre del 2022. Es claro su interés en el calentamiento global. Sin embargo para asistir al evento, se requiere de mucho combustible fósil; de hecho, según BBC arribaron 36 jets privados, muchos más vuelos que fue imposible de registrar debido a las limitaciones de cobertura en el área. Además de 64 vuelos requeridos para llevar a los participantes de Egipto, a las diferentes conferencias. Estoy convencido que es muy importante este tipo de reuniones y de llegar a tener un sentido de que nuestro planeta es para usarlo y no abusarlo porque no tenemos otro.

Pero hablar de cuidar nuestra tierra es algo que resulta -diría- contradictorio al constatar la incongruencia de todas las personas que asisten a hablar de “cancelación de los combustibles fósiles” sin aportar, pero sí exigiendo el final de los combustibles fósiles y de la indemnización que deben pagar los países más industrializados por su afectación en el clima.

Colombia actualmente no puede suspender los combustibles fósiles de la noche a la mañana y no porque seamos “adictos”.  No podemos renunciar a ser autosuficientes en su uso, ni a corto ni a mediano plazo. No se vislumbra aún un sustituto, por más que tratemos de usar las tecnologías de vanguardia en este tema. No hay infraestructura para aplicar este deseo, porque además, aún no es clara, cuál es la mejor opción.

En el mundo entero no podemos tampoco negar que los combustibles fósiles han sido la base de la economía a lo largo del siglo 20. La humanidad en cuanto a tecnología ha avanzado más en el siglo 20 y lo que va de este siglo 21 que en los siglos anteriores.  Ha habido grandes avances en todos los renglones de la ciencia con la ayuda de estos combustibles que resultan ser protagonistas de primera línea.

El mundo es hoy mucha más cercano y accesible a todos, por el desarrollo de la aviación, donde necesitamos definitivamente combustibles fósiles para funcionar por lo menos a corto y mediano plazo.  Estamos ávidos de descubrir nuevas tecnologías que sean limpias y que sustituyan lo que hoy tenemos, a este respecto, hay conceso general.

Es un hecho los combustibles fósiles son “parte” del calentamiento global pero aquí es donde debemos ser mucho más proactivos en nuestras evaluaciones y conclusiones.

Hay muchos análisis con relación al calentamiento global.  Con permiso de los editores de Magazines como Sustainability Magazine (editorial virtual de octubre 8, 2021), enumero las 10 causas que para ellos inciden en el calentamiento global sin que sean las únicas. Las enumero de acuerdo a la clasificación que mencionado magazín las presenta en orden de mayor a menor causales.

1. Petróleo, gas y el carbón; 2. Deforestación; 3. Producción exagerada de basura;  4. Generadoras de energía eléctrica que usan carbón;  5. El transporte en general por tierra, mar y aire;  6. El consumismo exagerado en el mundo actual;  7. La agricultura en general para la producción de alimentos;  8. Producción de todo tipo de carnes blancas y rojas;  9. La industrialización en general sobre todo por los productos de desecho que cada industria arroja; 10. Sin que sea una afectación que no se tenga en cuenta porque además es un problema muy grave e importante,  la pesca desbordada para satisfacer la demanda global, está reduciendo la vida marina y su biodiversidad.

Lo enumerado, incide directamente en el calentamiento global; sin embargo, si nos detenemos a pensar, todo esto es lo que hacemos diariamente.

Surge la pregunta, ¿yo que debo hacer para reducir este efecto?

En un comentario anterior del blog uno de mis compañeros comentó acerca de este problema y en conclusión podemos decir que todos somos responsables, entonces todos debemos actuar en favor de un mejor mundo para los que estamos actualmente viviendo en él y para las generaciones futuras.

Promover y estar abiertos a nuevas tecnologías que jugarán un papel primordial, básico y crítico en cada una de estas causas.

Desde mi óptica, los productos compostables, son una buena opción, por ahora algo costosa; nuestro problema es que es aquí donde se nos acaba el ambientalismo cuando se afecta directamente el bolsillo.

En Innovate Senior estamos comprometidos con la reducción del calentamiento global, creemos en el desarrollo y promoción de nuevas tecnologías y por eso aseguramos categóricamente que depende de cada ser humano y de su compromiso para enfrentar esta situación que nos atañe a todos.