Turismo de naturaleza: un aporte al desarrollo rural

Autor: Arie Klop

Publicado: 28 Ago, 2022

El nuevo gobierno de Colombia quiere priorizar y renovar el campo, y las políticas al respecto, no solo generan buenas expectativas, sino una aspiración que podría tener una mirada y una transformación revolucionaria para la calidad de vida de muchos colombianos. Hay consenso respecto de los muchos problemas que padece el país en las zonas rurales. El primero y más complejo tiene que ver con la seguridad, con el tema de orden público a causa de la violencia relacionada con los cultivos ilícitos y grupos armados insurgentes.

Al tema central, se enlazan temas de infraestructura, situaciones de pobreza, falta de empleo digno, que, aunado a la violencia, ha llevado a producir masivas migraciones (8.2 millones de personas de 1985 a diciembre de 2021), hacia los centros urbanos, causando o agravando los problemas de las ciudades, como el hacinamiento de personas en barrios sin condiciones básicas, la delincuencia y la mendicidad. En pocas palabras, los problemas del campo se trasladan dramáticamente a la ciudad.

Por otro lado, identificamos ciertos fenómenos del campo, como la deforestación, los incendios forestales, la ganadería extensiva, la minería no sustentable y el uso inadecuado de agroquímicos, como principales causas de problemas ambientales con repercusiones a nivel internacional, más el impacto severo del cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la contaminación y disminución de los recursos hídricos del país. La biodiversidad del país y la región está en riesgo.

En este contexto y sin minimizar la conjunción de múltiples causas que se entrelazan, haciendo cada vez más complejo el panorama, y entre tantos retos, quiero invitar a reflexionar y a promocionar la posibilidad encontrar salidas, por ejemplo, con el turismo de naturaleza, que toma fuerza como alternativa ecológica, tiene el potencial de aportar a un desarrollo rural más sostenible y ayudar a aliviar algunos de los problemas identificados.

Vale la pregunta, ¿qué es turismo de naturaleza? Se define como un sector de turismo que comprende todo tipo de viajes que tienen como fin realizar actividades recreativas en contacto directo con la naturaleza, acompañada de la cultura de poblaciones locales.

El Ministerio de Ambiente, en el portafolio de Turismo de Naturaleza – Negocios Verdes, publicado en 2020, identifica tres categorías de turismo de naturaleza:

Ecoturismo: Para quienes buscan experiencias en la contemplación y aprendizaje de atractivos naturales conservados y resguardados en áreas protegidas.

Turismo de Aventura: Ideal para quienes quieren desarrollar actividades físicas recreativas sobre un atractivo natural con algún tipo de riesgo.

Turismo Rural: La motivación principal es la experiencia de la vida rural, la interacción cultural y el disfrute de tradiciones locales.

Uno de los malentendidos es que el turismo de naturaleza sólo se puede ofrecer en zonas selváticas, de difícil acceso, alejadas de los centros poblados. Nada más lejos de la realidad. El turismo de naturaleza se puede organizar en cualquier área rural o periurbana, mientras tenga suficientes elementos naturales para garantizar al turista una experiencia de contacto con la naturaleza. Por ejemplo, el senderismo en los cerros orientales de Bogotá clasifica perfectamente como ecoturismo.

Otro malentendido es que tiene que ser en reservas naturales de gran extensión o en parques ecológicos, donde hay que montar mucha infraestructura y que conllevan inversiones importantes. No necesariamente. Una finca o un predio rural de unas pocas hectáreas puede servir a este objetivo. Todo depende de qué atractivos hay en el predio y cómo se organiza la visita del turista, para que tenga una experiencia única en contacto con la naturaleza. Hay Reservas Naturales de Sociedad Civil que tal vez no tienen más de una hectárea y hay fincas agroecológicas que, sin grandes inversiones, ofrecen experimentar el turismo rural en la modalidad de “un día en el campo”, viviendo de primera mano la vida campesina.

Si tiene usted un predio y lo quiere convertir en un destino de turismo de naturaleza, pregúntese ¿qué y cómo hacer? Primero, hay que realizar un buen inventario de los recursos y atractivos presentes en el predio, por ejemplo, la flora, la fauna, fuentes hídricas, cultivos agrícolas, senderos, etc. También debe saber con qué elementos culturales se puede contar para ofrecerle al turista, por ejemplo, cocina tradicional, artesanía, música, danza folclórica y otras actividades pedagógico-culturales. Se requiere un buen plan de negocio, incluyendo análisis de mercado, análisis financiero, plan de promoción y mercadeo.

Obviamente es importante contar con un equipo humano motivado e instruido; el turismo es una actividad de servicio, donde el contacto interpersonal es fundamental. Un turista con una buena experiencia lo contará a sus amigos y se convertirá en el mejor embajador de su negocio; uno con mala experiencia también lo contará y será su peor enemigo. Dependiendo de la oferta turística en el sitio, hay que contar con personal especializado (cocineros, recreadores) o con certificación oficial (guías turísticos, guías de deportes extremos).

El turismo de naturaleza no sólo es un buen negocio, también tiene impactos positivos en el medio ambiente y en la vida de la población local. Primero, ayuda a la conservación de la biodiversidad – la flora y la fauna – y otros recursos naturales, como los recursos hídricos; aporta a la mitigación del cambio climático mediante la protección de árboles y bosques que capturan dióxido de carbono (uno de los gases de efecto invernadero) de la atmósfera y lo almacenan en la madera. Además, el turismo es un sector que genera mucho empleo y gran parte de éste es generador de empleo local. Así, el turismo de naturaleza se convertirá en una de las más importantes alternativas de desarrollo sostenible para las zonas rurales de Colombia; allí hay oportunidad de negocio, de emprendimiento, de participación comunitaria, donde las alternativas de asociación están a la orden de día.

Si usted tiene un predio que cree que reúne las condiciones para el turismo de naturaleza o conoce a alguien que lo tiene, pero no sabe por dónde empezar, puede contar con el equipo de INNOVATE SENIOR. Nosotros con mucho gusto escuchamos su propuesta, le orientamos y le inspiramos a realizar su sueño. Entre los servicios que podemos ofrecer están: inventarios y análisis de potencial de su predio; estructuración del proyecto; actividades de realización del proyecto: reforestación y restauración ecológica; servicios de bioconstrucción; diseño y montaje de cocina eco-saludable; diseño e implementación de actividades recreativas-educativas, entre otras.

Viajar para Aprender

Viajar para Aprender

Nuestro Socio Innovador Arie Klop nos muestra una faceta de su vida y sus reflexiones con relación a la vida que ha llevado después de viajar a muchas partes del mundo.

leer más